viernes, 5 de julio de 2013

Mónguí, Lindo Pueblito Boyacense

Pasear por el extenso departamento de Boyacá es prepararse para recibir una serie de sorpresas. Puedo afirmar con total seguridad que nunca se cansa uno de recorrer  y descubrir los pintorescos pueblitos boyacenses. He tenido la fortuna de observar desde hace muchos años cómo se ha despertado el espíritu de hospitalidad de los habitantes de estas hermosas tierras, cómo se vienen mejorando las carreteras, por ejemplo la vía que conduce desde Bogotá hasta Sogamoso podemos afirmar que es una de las mejores del país.
Por lo anterior,  resulta todo un gusto recorrer los doscientos veinte kilómetros que nos conducen hasta Mongui. Obviamente se recomienda hacer unas paradas para estirar las piernas y contemplar el paisaje, así como para consumir las deliciosas arepas boyacenses, o el envuelto de mazorca.
Desde Sogamoso hasta Mongui hay 18 kilómetros, subiendo desde los 2.500 hasta los 2.900 metros sobre el nivel del mar.  Llegar hasta su plaza principal es descubrir por qué ha sido declarado el Pueblito más lindo de Boyacá. Contemplar su pintoresca arquitectura colonial. Observar la imponente Basílica, construida por los Franciscanos, que podríamos llamar “El Escorial Boyacense” Ingresar al interior del Templo admirando el cuadro de la Sagrada Familia que contiene a la Virgen de Mongui, como se le conoce. Es de anotar que este cuadro fue regalado originalmente por el Rey de España Felipe II al Cacique de Sogamoso, mientras que al Cacique  Mongui le fue obsequiado un cuadro de San Martín. Pero por esas ironías del destino al llegar a su destino aparecieron trastocadas. En varias ocasiones se hizo el intercambio correspondiente, pero tercamente el cuadro de la Virgen aparecía en el Templo de Mongui. Así las cosas, se decidió amigablemente dejar en Sogamoso a San Martín y a la Virgen en Mongui.
Este hecho ha quedado registrado en la Picaresca Boyacense:
                “Llevaron a Sogamoso
                A la Virgen de Monguí
                Pero al descuido se vino
                Y ya no sale de aquí
                               Al San Martín de nosotros
                               Lo llevaron pá Monguí
                               Allá se cansó y se vino
                               A vivir mejor aquí”
Desde la Basílica hacia el sur, se encuentra la Capilla de San Antonio, primer templo Doctrinero que fue construido en la Región. Siguiendo por esa vía nos encontramos con un paraje absolutamente hermoso: El del Puente de Calicanto, sobre el río Morro. Lugar ideal para tomar fotografías desde todos los ángulos.
Posteriormente se debe disfrutar de un descanso y nada mejor que degustar un buen café. Aspirar su irresistible aroma, recargar baterías, “espantar el frío”. En Monguí se debe tomar el clásico “tinto campesino” de la región: café negro, al que le agregan canela y lo endulzan con panela.
No olvidar comprar algún balón ya que allí se producen para todo el país, y se exportan a otros países. Son de excelente calidad y a precios muy económicos.
Los doce grados de temperatura media de Monguí son compensados por la calidez de sus habitantes.
El origen del nombre de “Monguí”, se lo atribuyen a un vocablo indígena: “Mon” baño, y “Guí” esposa o compañera. Lo cual traduciría “Baño de la Esposa o Compañera”.  Realmente esa teoría no me convence. Propongo otra: En Barcelona se encuentra una pequeña montaña llamada “Montjuic”. Este nombre lo pudo haber propuesto algún Frayle Catalán llegado a estas lejanas tierras. Hoy en día Montjuic es uno de los grandes atractivos turísticos en Barcelona. Y Monguí también es uno de los mejores destinos turísticos de Boyacá.
Fotografías; Samuel Marín y Liliana Tobón



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada